10 May 2019

PROCESIÓN DE LOS RAMOS

0 Comentarios

En la tarde del 10 de mayo se celebra una procesión un tanto peculiar. En un carro tirado por bueyes se llevan a la Catedral ramas de encina para ser colocadas alrededor de la tumba de Santo Domingo.

Cuenta la tradición que antes de morir el Santo dejó dicho que quería que le enterrasen, tras su fallecimiento, en el suelo del Camino de Santiago, para que los peregrinos,  a los que tanto cuidó, pasaran por encima de su tumba. Y así se hizo. Pero también se cuenta que cualquier animal que pisaba su tumba caía muerto al hacerlo. Ante esta situación y para no ser profanada la tumba del Santo, se protegió el enterramiento con ramas del árbol más típico de esta zona, la encina. Con el tiempo se construyó una iglesia junto al sitio donde reposaba el Santo y se hizo de tal forma que ésta acogiera su sepulcro dentro.

Por eso una de nuestras tradiciones es recordar este hecho de proteger la tumba con ramas de encina, como se hizo tras la muerte de Santo Domingo de la Calzada.

Entrada de la procesión a la Casa de la Cofradía

[top]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *