11 Dic 2017

LEYENDAS DEL CAMINO DE SANTIAGO – LEYENDA DE EUNATE – OLCOZ

0 Comentarios

NARRADA POR EL MAESTRO CANTERO: 

Habiéndome sido encargada la talla del pórtico de Santa María de Eunate, me sentía  pletórico y halagado. Decidí recluirme para sentir la inspiración divina y así poder  realizar una obra maestra, pero al volver, hallé que un gigante cantero dotado de poderes sobrenaturales, ya había concluido el trabajo que me había sido  encomendado.

Indignado, me dirigí al Abad, quien haciendo caso omiso a mis explicaciones, me dio a entender que mi ausencia había sido considerada como una falta de respeto hacia los monjes y hacia él mismo. Como castigo, me mandó esculpir una obra pareja, que debería finalizar en el mismo plazo empleado por el gigante cantero: ni más ni menos que tres días.
Desesperado ante la magnitud de la encomienda, me adentré en el bosque decidido a invocar al diablo. Sin embargo, fue la bruja Laminak quien, compadeciéndose de mí, me confió el secreto mágico que resolvería mi problema.
Siguiendo sus consejos, me hice con la piedra de Luna que una gran serpiente guardaba en su boca, pues me informó que la depositaría en la orilla del río la noche de San Juan.
Con la luz de la luna reflejada en la piedra, el cáliz y el agua del Nequeas, ví sorprendido como se obraba el milagro. No obstante, algo falló y la portada surgió invertida, como reflejada en un espejo. El pueblo quedó maravillado y el gigante cantero, invadido por la ira, pegó tal patada a mi obra, que ésta fue a parar a una población cercana.
Quienes no puedan resistir su curiosidad, deben saber que pueden admirar hoy mi obra en la iglesia de Olcoz, y la misma portada pero opuesta, en la iglesia de Santa María de Eunate.

Santa María de Eunate

San Miguel de Olcoz

[top]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *