12 Ene 2018

LEYENDAS DEL CAMINO DE SANTIAGO – LA LAGUNA MANZANA

0 Comentarios

Un sabio peregrino pasaba por EL BURGO RANERO. El pueblo estaba a las orillas de una laguna y de sus aguas salían malos olores y se hacías oír cientos de ranas y sapos, siendo tal su número, que dieron nombre al pueblo. Era el temor y la repugnancia que provocaban las oscuras aguas de la laguna, que los vecinos mas adinerados tenias sus casa lo mas alejado posible de la laguna, dejando a los vecinos pobres a las orillas de ella. También los peregrinos variaban su ruta bordeando las calles del pueblo para evitar encontrarse con cuanto allí había.
Llevaba ya muchos kilómetros caminando y estaba cansado, anochecía cuando llegó al pueblo  que estaba celebrando la víspera de San Juan, preguntó a un niño dónde buscar cobijo esa noche. El pequeño le indicó que debido a la fiesta y la tardía hora, que el único sitio en el que podía quedarse era su casa, pero le advirtió de las inconveniencias ya que su casa estaba al lado de la laguna. El peregrino sonrió y no dando importancia a cuanto el niño contaba, se hospedó en su casa.
Tras cenar, el peregrino se retiró a su aposento. Aquella noche, como otras muchas, las casas permanecían cerradas, pero aún así el sonido de las ranas y sapos era inmenso.


A la mañana siguiente, el peregrino se levantó temprano y el niño también madrugo para ofrecerle desayuno a su huésped, después de mirar a su alrededor se dio cuenta que no tenia nada para dar al peregrino, y entre sollozos se lo hizo saber. El peregrino le dijo que no se preocupara y extrajo de su zurrón una hermosa manzana que entregó al niño. Sorprendido por el hecho de que le diera la manzana, quedándole aún tanto camino por delante, el sabio peregrino le dijo que había hecho el camino muchas veces y que Santiago le había obsequiado con el mejor de los dones: “ La generosidad de la gente y la ingenuidad de un niño”.
Se despidió y le dijo que cuando terminara de comer la manzana, arrojase el corazón al lago para que éste absorbiera todo lo malo que había en la laguna. El niño se quedó extrañado sin entender nada. se comió la manzana mientras se acercada a la orilla y cuando la acabó, tiró el corazón con mucha fuerza al centro de la laguna. El niño empezó a ver como desde donde había caído el corazón de la manzana empezaba a emanar un color mas claro del agua, como si esta se estuviera limpiado. Sin apartar la mirada y muy asombrado vió como ocurría el milagro. Tal y como le dijo el peregrino, la laguna se estaba limpiando!
Aún hoy, una parte del lago permanece limpio, sin maleza alguna y el croar de las ranas es suave y musical, como si la presencia de aquel peregrino se mantuviera allí, pese al transcurrir de los siglos pasados…

[top]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *