18 Dic 2016

LEYENDAS DEL CAMINO DE SANTIAGO – LA FUENTE DE LA VIRGEN DE RONCESVALLES

0 Comentarios

La historia de Roncesvalles está muy unida a su Virgen.

A pocos metros del antiguo albergue de Itzandegia está la Fuente de la Virgen.

Dice la tradición que ante un ataque a la Colegiata (unas versiones de la leyenda lo atribuyen a los moros, otras a los franceses) un canónigo de la Colegiata entierra la imagen de la Virgen para evitar su destrucción o saqueo. El canónigo se llevó a la tumba el secreto del lugar de enterramiento, por lo que se creyó que la Virgen había sido destruida.

Tiempo más tarde, unos pastores observan como un ciervo se acercaba todas las noches a beber de una fuente y, al hacerlo, su cornamenta se iluminaba con luminosos luceros. Ante el prodigio los pastores ponen el extraño suceso en conocimiento del obispo de Pamplona, que, en un primer momento, no cree la historia del ciervo.

A la noche el obispo despierta. Su habitación está iluminada con un mágico resplandor. La luz rodea a un ángel. Con afable voz el ángel reconviene al obispo: “debes hacer caso a los pastores y dirigirte a la fuente de la que te han hablado. Allí te espera Nuestra Señora”.

El obispo, sorprendido ante la aparición del ángel, reúne a su séquito y se dirige a Roncesvalles. Busca a los pastores y les levanta de sus camas para que le guíen. Todavía de noche, la comitiva, bajo la luz de las antorchas, se dirige a la fuente. El obispo manda excavar a su alrededor. Al poco, las azadas dan con una urna de mármol. Al abrirla, descubren a la Virgen de Roncesvalles y su vestido de plata refulge maravillosamente a la luz de las antorchas.

fuente-de-la-virgen-blog

[top]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *