30 Ene 2018

LEYENDAS DEL CAMINO DE SANTIAGO – EL METEORITO DE RELIEGOS

0 Comentarios

La historia de hoy no es una leyenda, se trata de un hecho real acontecido en la mañana del 28 de diciembre de 1947.

Hacia las 8:30, los vecinos de la zona escucharon unos fuertes ruidos procedentes del cielo. Se produjo entonces un gran impacto en la calle Real del pueblo de Reliegos. Todos pensaron que se trataba de un accidente aéreo, posiblemente de uno de los aviones del aeródromo de la Virgen del Camino. Pero no, no era un avión, era un meteorito.

Al ver la roca humeante, el temor de que fuese una bomba hizo que se avisara rápidamente a las autoridades, y el entonces ingeniero del aeródromo, C. Rodríguez Arango llegó al lugar poco después. En un agujero de unos 35 centímetros de profundidad encontró lo que parecía una piedra  tosca de unos 23 centímetros de largo, 10 de ancho y 10 de alto. En origen pesaba más de 17 kilogramos.

Tal y como señala Carlos Martín Escorza, la caída de meteoritos sobre la Tierra no es un fenómeno tan común como pudiera parecer, y todavía más rara es la recuperación de fragmentos. Tanto es así que el meteorito de Reliegos fue, hasta la caída del de Villalbeto de la Peña (Palencia) en 2004, el último recuperado en España y, además, esa recuperación fue inmediata.

El meteorito de Reliegos es una condrita ordinaria. Las condritas se crearon hace más de 4500 millones de años y no se han vuelto a fundir desde entonces; de ahí su valor para conocer aspectos del Sistema Solar más temprano. Precisamente por esto, los meteoritos suelen dividirse en fragmentos que se distribuyen entre distintas instituciones. Pedazos del que nos ocupa se encuentran en diferentes lugares. En el Museo Nacional de Ciencias Naturales se conservan más de 10 kilogramos, 620 gramos en el Museo Geominero y más de 1 kilogramo repartido en varios  emplazamientos de Estados Unidos. 

(Texto tomado de la página web “León olvidado”)

[top]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *